¿Sabías cómo se entrenan los perros de asistencia para salvar vidas?
Caracas Abril 18, 2017 08:46 AM .- En este artículo te contamos cómo es la “Universidad” para perros de asistencia y qué se les enseña.

 

La mayoría de las personas que tenemos mascotas creemos que son seres dependientes de los seres humanos. Sin embargo, aquellos que son entrenados pueden salvar vidas en situaciones fortuitas o para acompañarnos si tenemos alguna discapacidad. En este artículo te contamos cómo es la “Universidad” para perros de asistencia y qué se les enseña.

 

Perros de asistencia: qué saber

Los peludos se caracterizan por tener la capacidad para desarrollar diferentes habilidades si son entrenados con esmero, dedicación y paciencia. Por supuesto que también nos hacen compañía, nos dan amor incondicional y nos protegen. Gracias a estas bondades es que desde hace tiempo se los entrena para ser de vital ayuda en accidentes o catástrofes naturales.

 

 

 

Los perros de asistencia básicamente pueden cumplir diferentes funciones. Entre ellas están el servir a personas con movilidad reducida, niños autistas o sordos. También actuar como soporte emocional ante un problema muy grave. O bien ser lazarillo para los ciegos. Y no olvidemos el alertar en casos de hipoglucemia y hasta apoyar en temas judiciales.

 

Un perro que está bien entrenado convive con la persona a la que debe prestarle servicio o asistencia por padecer alguna condición física o mental. El animal cumple la función que el ser humano ha perdido o con la que no nació.

 

Qué perros pueden ser de asistencia

¿Cuándo un perro es apto para esta tarea? Es una pregunta muy habitual. Necesita provenir de una familia de canes de asistencia y trabajo, ya que al parecer esa vocación se hereda genéticamente. Además, es fundamental que el animal sea estimulado neurológicamente desde edades tempranas. Hace falta que tenga una socialización correcta los primeros meses de vida, de esta forma desarrollará aún más sus habilidades.

 

Es vital que los perros de asistencia no tengan problemas de comportamiento, que sean estables emocionalmente y que sean activos. En el caso de un peludo de apoyo para alguien con movilidad reducida debe ser fuerte y grande con el fin de darle el soporte necesario y guiarle cuando lo necesite.

 

 

Si el paciente debe usar una silla de ruedas, las razas más aptas para esta tarea son los Golden Retriever o los Labradores. Estos tienen la capacidad de llevar elementos a sus amos y hacerles la vida más fácil. A su vez poseen un buen temperamento y una conducta intachable, por lo tanto es más fácil entrenarles.

 

Qué saber sobre el entrenamiento para perros de asistencia

Según los expertos, el proceso debe comenzar apenas el animal nace. Es muy importante que este siga un protocolo de socialización, el cual finaliza a los 5 meses de vida. Pasado ese tiempo se empiezan a trabajar las habilidades específicas pensadas para que el cachorro se adapte a su entorno. Se tiene en cuenta que en el futuro (mientras esté trabajando) tendrá que exponerse a todo tipo de lugares y situaciones y deberá responder de manera adecuada.

 

 

El entrenamiento inicial dura hasta el año y medio aproximadamente. En este periodo el peludo entiende cuál es su papel en la relación con la persona. Por lo tanto empieza a reconocer los objetos vitales y las actitudes que debe llevar a cabo para ofrecer su servicio de la mejor manera posible.

 

Los caninos trabajan bajo estímulos. Por ello están acostumbrados a recibir tanto premios como muestras de afecto cuando se portan bien y cumplen las rutinas. Es necesario que el animal reciba supervisión continuamente, sobre todo si el paciente no necesita ciertas habilidades (y la mascota las puede ir perdiendo).

 

Si hay algo que no se trabaja con frecuencia será fundamental re entrenarlo para evitar ausencias o cambios en su trabajo. Por ejemplo, en el caso de personas con enfermedades neurodegenerativas (como el Alzheimer) van perdiendo sus funciones con el paso del tiempo. El animal debe ser entrenado para comprender esos cambios y evitar fracasar en su tarea.

 

Para tener un perro de asistencia la persona debe querer mucho a los animales y saber delegar tareas. Antes de asignarle un cuidador canino se le realiza una evaluación al paciente que indique si es apto para este tipo de ayuda.

Mis Animales